¿Hay suficientes espacios verdes en Paraná?

Una investigación de la Universidad Nacional de Entre Ríos realizó una caracterización y evaluación de los Espacios Verdes Públicos de la ciudad de Paraná. ¿Su cantidad, distribución y usos se adecúan a las necesidades de la población?

El tamaño y distribución de las áreas verdes inciden en el bienestar ecológico y social de las ciudades. Los Espacios Verdes Públicos (EVP) son reguladores de los ambientes urbanos, permiten una mayor diversidad y riqueza de especies vegetales y de fauna. De esta forma, si se plantan árboles y arbustos nativos, aumentan las especies de aves nativas y se conserva la biodiversidad local. Además, los EVP de gran tamaño pueden evitar las inundaciones, ya que la cobertura vegetacional mantiene la permeabilidad del suelo.

Por otra parte, la vegetación contribuye a la regulación de la temperatura urbana y logra la renovación del aire. Desde una perspectiva social, los EVP favorecen la interacción e integración ciudadana, debido a que distintos grupos etarios del barrio o comuna realizan variadas actividades a la vez que comparten los espacios públicos.

Los espacios verdes cumplen diversas funciones y brindan diferentes servicios socio-ambientales. Sin embargo, en ocasiones no se les brinda la importancia y cuidado necesario. Una investigación de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos realizó una caracterización y evaluación de los espacios públicos de la ciudad de Paraná. Se calculó el índice de área de EVP por habitante, se categorizaron según su superficie y accesibilidad, y se hicieron entrevistas para analizar su gestión. También, se elaboraron planos digitalizados y videos demostrativos de los mismos.

Acceso equitativo

De acuerdo al trabajo de investigación, las áreas verdes de menor tamaño, como plazas y parques, deberían encontrarse a una distancia tal que se pueda acceder a ellas en un tiempo no superior a 10 o 15 minutos de caminata. A su vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda de 10 a 15 m2 por habitante como espacio mínimo requerido por un ciudadano para un óptimo desarrollo personal, distribuidos equitativamente en relación a la densidad de población.

A pesar de estas recomendaciones, “el índice de espacios verdes públicos (posibles de apropiación física de parte de los ciudadanos) dio como resultado 8,33 m2 de superficie verde por habitante (para 258.376 habitantes según censo nacional de población 2010)”, es decir, por debajo de la recomendación de la OMS. Además, no se conforma un sistema eficiente de EVP, ya que se presentan concentraciones en algunas zonas, mientras que en otras se hallan de forma dispersa.

De este modo, el análisis de la accesibilidad geográfica a los EVP demostró que la zona centro de la ciudad presenta una situación equilibrada respecto a la distribución de las áreas verdes, No obstante, fuera de los bulevares es notoria su ausencia (aquí habita la mayor parte de la población económicamente activa, así como también el 83% de la población infante). “Existe entonces un marcado desbalance de la distribución espacial de los EVP. Los parques ribereños al Paraná están vinculados con la zona centro; en contrapartida, los barrios fuera de bulevares cuentan solamente con plazas y plazoletas en número escaso”, se afirma en la investigación.

Plazas de la ciudad de Paraná

Pulmones verdes

El artículo 126 del código urbano de la ciudad de Paraná menciona que “el área de terreno de uso común destinado a espacio verde, esparcimiento, actividades culturales y deportivas y circulaciones internas no serán inferiores al 15 % del total de la superficie destinada a lotes de uso residencial”. Sin embargo, según la investigación, no se cumple con esta disposición, la distribución de los EPV desde la administración municipal parece ser producto de la ocupación y transformación de los espacios urbanos y no de la planificación. 

Mediante esta caracterización se concluye que el 75,7% de los EVP tiene una superficie menor a 5.000 m2, el 15,9% entre 5.000 y 15.000 m2 y el 8,4% restante más de 15.000 m2, resultando los espacios de accesibilidad cercana y media insuficiente. Asimismo, el relevamiento sobre el estado y usos de los EVP señaló un deterioro evidente al no ser considerados importantes por las gestiones municipales de los últimos 20 años.

En consecuencia, los especialistas consideran necesaria la generación de políticas que incrementen la cantidad y calidad de los espacios verdes de la ciudad, dando prioridad a las zonas que registren mayores carencias, con el objetivo de lograr  una distribución equitativa. “La planificación, creación y gestión de los espacios verdes públicos constituye hoy un desafío importante para las administraciones públicas locales”. Es fundamental que estos procesos sean consensuados con los distintos usuarios y beneficiarios de esos espacios, con herramientas de participación social eficientes.

Equipo de investigación

La investigación se realizó desde la Cátedras Espacios Verdes, Botánica Sistemática, Estadística y diseño experimental de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Entre Ríos. Sus autores son: María Carponi, Patricia Reinoso, Marina Butus, Myrian Martínez, Marcelo Prand, Griselda Carñel y Geraldine Strauch.   

Related posts

Enfoncando las estrellas

Jóvenes rurales: entre la familia, la escuela y el territorio

Ciencia: “difícil” y necesaria